Traducción realizada por Arantzazu Blanco, o sea, nuestra Aran :), con un cable mío, del original Go: for a winning anarchist strategy, artículo de Ray Jovana publicado el 8 de Marzo de 2012 en Ideas and Action.


Escrito en otoño de 2010 para un encuentro local de anarquistas sobre el Go en Seattle. Gracias a todos por vuestro apoyo.

Un año más tarde, tras la Primavera Árabe, tras el Otoño Americano, ¿quién habría intuido que el atisbo de potencial en el aire explotaría tan repentinamente, y generaría tantas cuestiones sobre nuestra estrategia futura?

Por Ray Jovana.


A través de la historia, la gente se ha unido para luchar contra la explotación y la injusticia. Se puede seguir un rastro de resistencia desde las revueltas de esclavos del antiguo Egipto, las protestas contra la Organización de Libre Comercio en Seattle, en un continuo hasta las luchas diarias actuales. Aunque hemos tenido reveses y pérdidas a lo largo de los milenios, también hemos logrado muchos avances. Del mismo modo que los poderosos han adaptado sus estrategias y tácticas para mantener su poder e influencia, hemos tenido éxito cuando también nos hemos adaptado, construyendo y aprendiendo de los éxitos y fracasos del pasado.
El juego del Go es otra lucha por el poder y la influencia, un juego estratégico donde los oponentes intentan expandir y mantener sus áreas de poder y usarlas para limitar las del otro. Podemos aprender de ello y aplicar estrategias del juego del Go para adaptar y hacer nuestras luchas más efectivas.

Anarquismo del siglo XXI.

Con el fracaso del comunismo autoritario y la reciente extinción del movimiento antiglobalización, el siglo XXI es el momento para un nuevo comienzo. De la misma manera que en 1910 pocos podían predecir las turbulencias que les estaban deparadas, este siglo traerá sin duda tiempos dondelo impensable, lo imposible, quizá se conviertan súbitamente en un futuro o presente innegables. Esta cambiante batalla requiere que desarrollemos nuevas estrategias y abandonemos ideologías fallidas, sin rehacer batallas pasadas inconscientemente, pero también sin cada generación partiendo de cero y rechazando la historia. En lugar de eso, necesitamos desarrollar una estrategia para desafiar al poder, aplicando honestamente las lecciones del pasado desde la resistencia pasiva a las realidades de las luchas del presente.

En cada trabajo que hacemos, necesitamos estrategias; para campañas tales como las luchas en el lugar de trabajo o apuntando a otras instituciones. También necesitamos conectar en estas campañas estrategias de mayor escala y largo plazo, y por último, una estructura estratégica para el proyecto revolucionario completo de derrocar a la clase dominante y establecer una sociedad libre, justa e igualitaria.

Al desarrollar estas estrategias, debemos recordar que la teoría que no se basa en una lucha práctica es estéril e inútil, mientras que la acción sin estrategia y reflexión es un callejón sin salida inefectivo.

Esto requiere que rechacemos el color que nuestra ideología política imprime a nuestro juicio práctico. No debemos creer que una táctica será efectiva porque deseemos que sea así, o porque nuestra ideología nos diga que debe serlo.

En lugar de eso, debemos mirar el campo de batalla de forma honesta, juzgando nuestras propias fortalezas y debilidades así como la de nuestros adversarios. Conforme se desarrolla la lucha, debemos analizar la efectividad de las tácticas basándonos en nuestra experiencia directa. Y para ser efectivos, debemos entrenarnos a nosotros mismos y a los demás para tener las habilidades necesarias para conseguir nuestros objetivos, incluyendo las relacionadas con el pensamiento estratégico.

El juego del Go.

140525_ejemplo_no_obsesionarse_con_el_centroSiglos antes de que comenzara la historia escrita, se inventó un juego para ayudar a la aristocracia china a practicar el pensamiento estratégico. Este juego se conoce comunmente como Go (procedente del nombre japonés) o WeiQi, su nombre chino actual, que significa literalmente “el juego envolvente”. Basado en reglas simples que han cambiado poco en miles de años, el Go sin embargo es un juego complejo. El estilo de juego ha cambiado constantemente, con jugadores expertos construyendo lecciones de jugadores pasados y continuamente analizando partidas antiguas o actuales en busca de nuevas estrategias.

Y, ¿qué juego es ese del Go? El Go se juega en un tablero con una cuadrícula (malla) de 19×19 (13×13 o 9×9 para principiantes). Dos jugadores se turnan para colocar “piedras” de Go blancas y negras en las intersecciones de la malla. Una vez colocadas, las piezas no pueden moverse. Cada punto o intersección tiene entre dos y cuatro “libertades” representadas por las líneas que salen del mismo. Una piedra con una o más libertades o conectada a piedras del mismo color con libertades se considera “viva”. Si un jugador llena las “libertades” de la piedra de su oponente, esa piedra es capturada y eliminada del tablero. SIn embargo, capturar no es el aspecto más importante del juego. Al final de una partida. cada jugador tendrá rodeadas diferentes partes del tablero de modo que sus piedras no puedan ser capturadas, Estas partes rodeadas del tablero son el territorio del jugador, y el jugador que tenga mayor territorio gana.
Go como herramienta revolucionaria.

Pero el Go es más que un juego.

Puede ser una valiosa herramienta para desarrollar una estrategia anarquista revolucionaria. El Go ha durado miles de años porque es la esencia concentrada de estrategia real, lo suficientemente simple para moverse más allá de detalles históricos transitorios, reflejando en su lugar muchos conceptos estratégicos generales. Al mismo tiempo, no es tan simple como para ser irrelevante en la resolución de problemas estratégicos reales. Esto permite mostrar problemas complejos del mundo real en conceptos de Go y usar las técnicas del Go para ver fortalezas o debilidades estratégicas fundamentales. El Go proporciona un lenguaje y una estructura para la discusión de conflictos estratégicos y tácticos.

Al compararlo con otros juegos, podemos ver porqué el Go puede ajustarse mejor a luchas del mundo real. En el ajedrez, el objetivo es acorralar y matar el rey del contrario. En las luchas actuales, ya sea la guerra entre naciones, batallas por el poder político, luchas laborales, o la lucha revolucionaria en general, los oponentes nunca tienen un punto o cabeza de poder único. En su lugar, su poder está determinado por su influencia política, económica, militar o social, y este poder puede cambiar radicalmente durante el paso del tiempo. Estas diferentes esferas de influencia pueden verse reflejadas en puntos de un tablero de Go, y su éxito viene determinado a través de la expansión del territorio. La captura puede ser importante, pero es más una táctica para ganar territorio que un fin en sí mismo.

En el libro “El juego extendido: Una interpretación según el Wei-Ch’i de la estrategia revolucionaria maoísta”, Scott A. Boorman muestra una representación similar. Los bordes del tablero se corresponden con la casta más baja de campesinos en la China feudal. Hacia el centro, los puntos corresponden a posiciones más altas en el sistema de castas sociales, siendo el centro la clase política urbana. Mientras otras facciones atacaron directamente al único punto central, Mao usó la estrategia estándar del Go de construir territorio primero en las aisladas esquinas, luego a lo largo de los bordes. Mientras otros se concentraban en un punto, Mao y los comunistas se centraron en construir un territorio, dominando finalmente el tablero. Para nuestros propósitos, una representación menos precisa es a menudo más útil, sólo lo necesario para dotarnos de un puente entre conceptos estratégicos de Go y el conflicto práctico al nos enfrentamos.

Proverbios del Go

Una de las maneras en que el Go ha sido transmitido de generación a generación, es en la forma de proverbios simples. Cada proverbio resume una técnica o idea. Están pensados para sugerir posibles buenos movimientos, pero no para ser seguidos a ciegas. Una vez empiezas a usar el Go para pensar sobre estrategia. encuentras que muchos proverbios de Go pueden facilitar la comprensión de nuestras luchas.

· Pierde tus primeras 50 partidas tan rápido como sea posible.

Uno de esos proverbios para principiantes es “Pierde tus primeras 50 partidas tan rápido como sea posible”. Muchos jugadores juegan de forma lenta, analizando excesivamente sus movimientos, pero sin experiencia a la que recurrir. En vez de jugar rápidamente y aprender de sus errores, están atascados en una parálisis que les impide conseguir la experiencia que necesitan, El hecho es que si no sabes qué estás haciendo, perderás. Lo importante es aprender de ello, y no asumir riesgos mayores que lo que se quiere perder.

· No tires un huevo contra el muro

Otro que es especialmente relevante para anarquistas, casi literalmente, es “no tires un huevo contra el muro”. Este proverbio coreano es conocido más comúnmente como “juega lejos de la densidad” y advierte contra jugar fichas demasiado cerca de los puntos fuertes de nuestros enemigos, pero también que se mantenga una distancia útil de nuestra propia fortaleza. En Go, si tu oponente tiene un fuerte muro en el que no tienes ninguna esperanza de romper o capturar, jugar cerca del muro garantiza la captura de tu piedra y eso realmente refuerza al oponente. Lo mismo puede decirse a los anarquistas mal orientados que tiran un huevo a los policías antidisturbios sólo para acabar aplastados contra el suelo y detenidos. Lo contrario es también cierto: jugar demasiado cerca de nuestro propio grupo fuerte es un movimiento “seguro” desperdiciado que hace poco por conseguir territorio.

· Fortaleciendo tu grupo débil haces al oponente más débil.

Enunciando la ventaja estratégica de la solidaridad existe el proverbio “fortaleciendo tu grupo débil haces al oponente más débil”. Al tomar como objetivo las debilidades de tu oponente para atacar, tus propias debilidades te exponen al contraataque. Si puedes fortalecerlas primero, tu ataque tendrá más éxito. En el movimiento obrero, esta lección aparece cuando tienes divisiones en sus filas, con trabajadores vulnerables expuestos al ataque. Si puedes fortalecer a esos trabajadores vulnerables antes de la lucha, el jefe tendrá menos habilidad para contraatacar, y, básicamente, tu ofensiva tendrá más éxito.

· Conectando grupos

Una estrategia básica del Go es comenzar en las esquinas y los bordes, y luego saltar hacia el centro para conectar grupos de piedras separadas. Es más fácil crear territorio sólido en las aisladas esquinas. Más adelante, el territorio puede ser construido en los bordes, pero esto es más dificil. Finalmente, si uno de tus grupos de piedras es débil, salir repentinamente al centro puede permitirles conectarse con otros, aumentando las posibilidades de supervivencia. Como en el proverbio anterior, conectar los grupos débiles entre sí los fortalece, poniéndolos en una mejor posición para atacar a su enemigo común.

En el mundo real, los grupos pequeños aislados, como los grupos débiles de piedras en el tablero, deben establecer una base o coordinarse con otros grupos para sobrevivir y ser efectivos. Una base es una red organizativa y social capaz de sostenerse a pesar de los ataques y los contratiempos. Además de ser autosuficiente, la red debe permitir expandir la lucha a nuevo territorio. Pero incluso con una base sólida hay un riesgo de “vivir en modo pequeño”, o permanecer aislado sólo con la estructura suficiente para mantenerse pero sin habilidad para ir a la ofensiva. Mantener los grupos conectados y trabajar de forma conjunta puede prevenir esto.

En el mundo real esto puede aplicarse a numerosas situaciones, conectando grupos más allá de límites raciales y de género, conectando una variedad de grupos en la misma ciudad donde las luchas confluyan, como por ejemplo una lucha de clase y grupos ecologistas contra la misma corporación, o conectando demandas tales como grupos feministas apoyando luchas laborales para acortar las jornadas y obtener beneficios en el cuidado de los hijos.

· Un hombre pobre debe buscar pelea.

Un proverbio que es especialmente interesante a la luz de la naturaleza asimétrica de nuestra lucha es “un hombre rico no debe buscar pelea”. De forma paralela, si eres un hombre pobre, deberías más bien buscar peleas. Cuando juegas una partida, si notas que estás bien por delante de tu oponente en cuanto a territorio, querrás evitar luchas complicadas y en su lugar, consolidar tus ganancias. Por el contrario, si estás en desventaja y haces jugadas seguras que consolidan el status quo, estás abocado a perder. La única forma en que puedes ganar es haciendo movimientos más atrevidos, atacando las debilidades del oponente en un esfuerzo para negarle la posibilidad de consolidar sus ganancias.

En Go, se utiliza una limitación para equilibrar juegos entre jugadores con habilidades diferentes. El mejor jugador juega blanco y le da su oponente las piedras extras suficientes para compensar la diferencia de habilidad. Las piedras negras empiezan con piedras situadas en los puntos clave del tablero. Comienzan como un hombre rico, y su trabajo es, de forma simple y con seguridad, mantener todo con lo que comenzaron el juego. El jugador blanco, reflejando la asimetría de nuestra lucha, comienza el juego como un hombre pobre que no tiene más remedio que buscar pelea.

Desafortunadamente para nosotros, nuestra lucha es asimétrica, pero no porque hayamos venido al juego con mayor experiencia y habilidad natural que nuestro adversario. Aun así, de muchas maneras, los poderosos son lentos para responder a nuevas tácticas. Nuestra fortaleza es la estabilidad del sistema que controlan. Como activistas marginales organizándose desde cero. nos aproximamos a un oponente que está firmemente establecido, y aparentemente en control del tablero entero. Nuestra tarea es alterar esa estabilidad y exponer debilidades que nos proporcionen nuevas aperturas.

Conclusión

El juego de Go está basado en reglas simples y es fácil de aprender, pero al mismo tiempo que juegas y aumentas tu nivel, se convierte en un juego complejo con una estrategia enormemente profunda. Como jugadores de Go del siglo 21, tenemos fácil acceso a gran cantidad de información, desarrollada por numerosas generaciones de jugadores. cada generación construyendo sobre los logros de generaciones anteriores e ideando nuevos patrones y estilos de juego.

De forma similar, como anarquistas tenemos mucho que aprender de las luchas presentes y pasadas, aunque a menudo fallamos al evaluar de forma objetiva estrategias pasadas y al idear las nuevas. El Go nos proporciona una oportunidad de observar la estrategia reducida a su esencia más pura, y aplicar las lecciones que aprendemos a nuestra práctica revolucionaria.

Los proverbios y estrategias del Go mencionadas más arriba son solo el principio. Tanto en versión impresa como online, existe una gran variedad de recursos sobre estrategia en el Go, mucha de ella útil para el pensamiento estratégico general. Podemos combinar esos conceptos con nuestra experiencia práctica y el conocimiento de luchas históricas para conseguir comprensión para la estrategia práctica. Al mejorar como jugadores de Go, continuamos desarrollando una intuición estratégica y un lenguaje y estructura para analizar la estrategia en el mundo real.


 

Para más información:

Español

Cursos de Go/Weiqi
Las Indias
El Arte de jugar al GoDavid de Ugarte, Las Indias
Go Activismo

Inglés

Go: An Introduction – de Andreas Fecke
Cómic que proporciona una introducción simple al juego del Go aqui
The Way to Go: How to play the Asian game of Go – de  Karl Baker
Una introducción más concienzuda al juegoaqui

Más Go en la Web

OGS Online
KGS Online 
Problemas de  Go online: aquí
Proverbios de Go :aquiaquiaquiaqui, y aqui

Aplicaciones Android

ElyGO
Panda Tetsumi (Pandanet)
Tsumego Pro