… horas arriba, horas abajo. 29 años de su muerte y todavía no ha calado lo que debiera, habiéndonos dejado lo mucho y fundamental que nos ha dejado, (comunidad real, sistemas, la parresía ideada y practicada, los tipos y la objetivización del poder, las instituciones y las relaciones de poder), con una influencia capaz de llegar con fuerza a cualquier lugar del pensamiento en condiciones. Por eso los neovenecianos estamos de conmemoración.

Casi al final de su vida, en 1982 le preguntaban en una entrevista sobre el hecho de que no parecía sentirse cómodo con su trabajo de hacía años, respondía:

«Cuando la gente dice, ‘Bueno, usted pensaba esto hace unos años y ahora dice otra cosa,’ mi respuesta es… [risas] ‘Bueno, ¿crees que he trabajado duro todos estos años para decir lo mismo?’»

¿Parece una obviedad? Pues entonces fijaros en los tristes esfuerzos de otros (que quizá de otra forma pudieron quedar a su altura) por no desdecirse y tener, al final, razón desde el primer balbuceo. Una cucharadita de Parresía.

foucault

¿Es usted un intelectual, señor Bond? Entonces tendrá que morir.